Vendajes neuromusculares

Esta técnica de Vendaje Neuromuscular (VNM o TNM, Taping NeuroMuscular), es de origen japonés, utiliza un esparadrapo elástico para influir sobre los músculos, las articulaciones y el sistema nervioso y optimiza la circulación linfática y sanguínea. De este modo se recupera la capacidad de auto-regeneración del cuerpo. 

Efectos

Con la aplicación se crea más espacio en la zona del subdérmica, donde se encuentran entre otros los vasos iniciales linfáticos, los vasos capilares y diversos receptores aferentes y eferentes. Utilizando diferentes técnicas de Taping se pueden conseguir diversos efectos. Uno de los más importantes efectos es la analgesia por disminución de la presión y la mejoría de la circulación y la propiocepción que otorga al sistema musculosquelético.

Después de un trauma el tejido reacciona con un proceso inflamatorio. Se forma una hinchazón local la cual presiona sobre el tejido alrededor. Este aumento de presión trastorna la circulación sanguínea e impide la evacuación linfática, de modo que aumenta la presión en los nociceptores, (el cuerpo entiende esto como dolor).

La función elevadora del Vendaje disminuye inmediatamente la presión, reestableciendo la circulación sanguínea y la evacuación linfática. Esto disminuye la presión sobre los nociceptores y así disminuye también directamente el dolor percibido. Automáticamente posibilita un patrón de movimiento más fisiológico, lo cual beneficia la recuperación del tejido.

El vendaje neuromuscular ayuda al movimiento fisiológico, activando así el proceso de recuperación propio del corporal. Dicho de otra manera, el Vendaje ayuda a lo que el propio cuerpo haría en situaciones óptimas.

Esguince de tobillo Hallux valgus Pectoral
Fascitis plantar Lesiones de rodilla