¿Qué es un esguince?

¿Qué es un esguince?

Los ligamentos son fibras fuertes y flexibles que sostienen los huesos. Se asemejan a cables de tensión. Cuando estos se estiran demasiado o presentan rotura, la articulación duele y se inflama.

Los esguinces más comunes se producen en el tobillo y rodilla, aunque también suceden en muñeca, dedos y región cervical.

Los síntomas de un esguince son:

-Dolor articular o dolor muscular.

-Inflamación.

-Rigidez articular o impotencia funcional.

-Cambio de color de la piel, especialmente hematomas.

Clasificación de los esguinces:

  • Grado I: Lesión parcial del ligamento, las fibras están estiradas pero no hay rotura. Dolor, edema e inflamación leve. La persona puede caminar o realizar actividades con esa articulación.
  • Grado II: Lesión incompleta del ligamento. Fibras desgarradas. Dolor, edema e inflamación de leve a moderada. A la persona le cuesta andar o mover la articulación, siendo esta inestable.
  • Grado III: Rotura de ligamento completa. Edema severo, hematoma, inflamación severa, dolor agudo e impotencia funcional, incapacidad para andar o realizar actividad con esa articulación.

Tratamiento:

En el primer momento aplicar hielo para evitar el edema y reducir la inflamación, aplicar un vendaje según el grado y  elevación del miembro en reposo.

En esguinces grado I se inicia la rehabilitación desde el principio con ejercicios articulares suaves, masajes de drenaje y posteriormente fortalecimiento de la articulación y la musculatura combinado con ejercicios de propiocepción. Este tratamiento se acompaña de electroterapia, ultrasonidos, magnetoterapia….

En esguinces grado II y III se iniciará la rehabilitación tras un periodo de inmovilización de la articulación que varía según el grado. Y el tratamiento será progresivo hasta la recuperación completa de la articulación y musculatura para realizar las actividades de la vida diaria y  práctica deportiva.